Cala Xarraca

By 3 junio, 2014Sin categoría
CALA XARRACA

Cada vez que algún conocido/a viene a la isla, tengo la costumbre de hacer siempre el mismo circuito turístico.

Si es tu primera vez en Ibiza, no puedes perderte hacer un recorrido nocturno por Dalt Vila, visitar La playa de Las Salinas y darte un “paseo” hasta la torre para descubrir las calitas y ese gran bosque de romero que te embriagará. Sube  hasta el punto más alto de Ibiza, la cima de Sa Talaia (475 metros), contempla el islote de Es Vedrà y coge sitio de buena mañana en Platges de Compte o  Cala Conta. La puesta de sol se disfruta en Punta Galera. Hasta aquí mis imprescindibles. 

Ahora bien, en dos días como máximo habrás hecho este recorrido turístico. El resto de vacaciones no lo dudes: Alquila un coche y explora la isla entera sin estrés ni complicaciones. Solo disfruta. Hoy nos vamos a uno de los lugares más lejanos, el norte de Ibiza. 

Más allá de Benirrás (se me olvidaba casi por un momento, los domingos se va a Benirrás) existe otro mundo. Más allá del puro norte hay rincones salvajes y abruptos  que en un solo día puedes recorrer. Empezando por Cala Xarraca. A primera vista esta playa no es nada del otro mundo: La posidonia, alimento de los mares mediterráneos,  abunda, aunque la cala ofrece tratamientos de barro gratuitos tan beneficioso para la piel, en la zona más a la izquierda de la costa.  Los pequeños islotes frente esta playa son lugar de encuentro de aves.

Lo que vale la pena es recorrer las montañas y los acantilados para descubrir el paraje que la rodea. Tanto a la izquierda como a la derecha de Cala Xarraca, existen rincones que casi solo a pié puedes llegar. Si optas por el camino bordeando los acantilados que solo a pié podrás hacer, pasaras por una especie de cala protegida por un muro de piedra caliza con casas de pescadores y que forma también parte de Cala Xarraca. Dejando atrás este enclave y siguiendo  la línea rocosa, puedes parar a comer algo y en silencio disfrutar de las vistas. 

Apenas 200 metros después llegamos hasta s’Illot des Renclí: Una cala pequeña con varaderos presidida por esta roca que le da el nombre desde la que podemos divisar la panorámica desde los acantilados de Cala Xarraca hasta la costa de Portinatx. Avanzamos hacia delante, este no es el final de esta cala, todavía te queda una calita que desde arriba, con su forma de U, podrás imaginar cómo sería bañarte en esas aguas transparentes casi en soledad. Una zona perfecta para los nudistas. 

Volvemos hacía atrás, hacia Cala Xarraca. Dejamos a la derecha esta playa y seguimos hacia delante hasta llegar a un camino que conduce hacia una de las calas más recónditas de la isla, Caló des Porcs o Es Canaret. Una zona habilitada como parking nos indica que el camino se realiza a pié. Esta zona conocida como Punta de Xarraco, tierra que un día fue el placer de los senderistas, ofrece ahora una imagen desoladora tras el grave incendio de 2009 que arrasó hasta 20 hectáreas, aunque el espectáculo visual se disfruta si contemplamos la belleza de la inmensidad del Mediterráneo. De hecho, existe una ruta circular de 10 kilómetros de nivel de dificultad medio a través de senderos, pistas y que incluso pasa por dos cuevas,  la cova d’en Jaumet y la cova de Llevant.   Ahora es fácil atravesar el monte para rodear Punta Xarraca, pues los estragos del desastre permiten avanzar sin problemas entre árboles talados y arbustos y plantas que intentan revivir tras el infierno, hasta llegar a la parte superior de la colina desde la que se divisa la íntima cala de Es Canaret, entre Cap Blanc y la Punta de Xarracó. De sus densos pinares, tal y como se ve en la foto, queda poco. 

El sendero público apto para todos (excepto para personas con movilidad reducida),  nos conduce hacia la fortificación o mansión que rodea Es Canaret. Una aberración o una arquitectura que se funde con el paisaje según como se vea. Un resort cuál parque de atracción al natural que el dueño de esta propiedad tuvo que hacer “público” por motivos obvios. Tras bajar el encantador portal descubrimos un remanso de paz, un lugar rodeado de grandes muros de piedra, cala de arena y roca y hasta una antigua mina de yeso que advierte de su actual peligro pero que hace esta cala mucho más interesante por su naturaleza y por  la curiosidad de descubrir su historia. 

Otras actividades recomendadas en la zona: Buceo, rutas en kayak, snorkel.

Leave a Reply

Ana Vide
Next Post
X