Entrevista a Hosh Graffiti Ibiza

By 9 agosto, 2018Sin categoría

HOSH | GRAFFITI IBIZA

Mi tag y nombre artístico es Hosh. Empecé a pintar graffiti en el año1991 en Ibiza. Tenía poca información en esa época patinaba, escuchaba rap y empecé a pintar graffiti un poco por instinto. No me enteraba mucho de la “movida”, pero había algo que me enganchaba.

En 1996, me fui a vivir un año a Madrid donde conocí a Suso 33 y a otros escritores. Esto influyó en mi forma de entender el graffiti y el hip-hop en general. Al año siguiente fui a vivir Barcelona y comencé a vivir realmente el graffiti. Al principio pintaba solo, luego fui conociendo a gente y cada vez me sentía más cómodo. en Barcelona pintaba paredes y durante algún tiempo hice algunos trenes también. Actualmente sigo formando parte de Hawaii computers crew, grupo con el que me identifico bastante por el tipo de graffiti que hacemos.

¿Cómo definirías tu obra?

Yo empezaría diciendo que no sé como definir mi obra. Prefiero hablar de mis influencias que son el graffiti, el cartoon, el pop art, cartelismo y todo lo que me rodea y me llama la atención. Intento no salirme de un lenguaje que sea sencillo y directo sin perder la frescura ni olvidar de donde vengo. Aunque como siempre esta en constante transformación no se donde me llevará.

¿Cómo ha ido evolucionando tu trabajo hasta ahora?

Al principio separaba completamente mi obra pictórica en el taller, de lo que pintaba en la calle y viceversa, porque en la calle me gustaba el graffiti y en la galería cuadros y demás. Con el ejercicio de empezar a pintar murales de gran formato he ido buscando un único lenguaje que pueda llevar igual a la obra en la calle como a la obra mas pictórica en otros soportes, al igual que mis instalaciones de leds que además de hacerlas en interior las voy llevando al mural.

¿Tus intervenciones urbanas son espontáneas o sueles prepararlas previamente?

Hay de todo… Aunque siempre hay una parte improvisada nunca me guío al 100% del boceto.

¿Qué es lo que más te gusta hacer?

¡Me gusta hacer de todo! Me gusta tener obras unicamente mías y colaboraciones sobre todo si son con amigos. Ahora mismo lo que más me gusta hacer son murales de gran formato, es muy diferente a pintar en el taller. Hay grandes limitaciones como el tiempo, el clima, los medios, etc. En los murales de gran formato tienes que conseguir hacer algo bueno en poco tiempo y en condiciones normalmente duras. En el taller puedes tomártelo con calma parar y seguir cuando quieras, poner horizotal o vertical el soporte en el que trabajas, pintar de pie o sentado, entre otras muchas ventajas.

¿Qué te aporta realizar tus obras en la calle? ¿Qué crees que aporta a la ciudad y a los ciudadanos?

En la calle hay muchos factores que intervienen y si sabes utilizarlos a tu favor ayudan a la obra. Creo que entre otras cosas algo que me resulta muy interesante de hacer murales en la calle, es el hecho de compartirlo con otras personas, tanto con el que se para a verlo y habla contigo, como con aquellos que lo ven, no dicen nada y por el hecho de estar en su barrio lo hacen suyo. Es como hacer un ejercicio práctico de integrarte y formar parte de un barrio. Estas transformando de alguna manera la zona de tránsito y de reunión de alguna gente y esto te da cierta responsabilidad. Creo que toda la cultura en cualquier expresión, ayuda al desarrollo de la sociedad y en concreto el arte urbano por lo directo y lo accesible para la gente de a pie. Esto lo hace todavía más apropiado para los espacios públicos.

 

¿Crees que tu trabajo muralístico te ayuda a la hora de encontrar galerías donde exponer? ¿Es un punto a favor o en contra en este momento?

La verdad que ahora hay muchas ambigüedades. Recuerdo que hace unos diez años la primera vez que presenté mi obra para exponer en una galería en Madrid, lo hice con un pequeño portfolio y con un video de 6 minutos, en los que solo había piezas de graffiti en las que salían hasta trenes pintados, el metro de Nueva York entre otros, con una canción de Hinchu Boys de fondo.

Creo que por la sinceridad que se veía en el trabajo y por su frescura, por llamarlo de alguna manera, codicionó a que la galerista se decidiera a querer trabajar conmigo.

¿Cuáles son tus proyectos más importantes?

Me gustan mucho los proyectos donde coincido con viejos amigos y también donde conozco gente nueva que me aportan algo. Es curioso como gente que respetabas y admirabas como artistas se convierten en compañeros o amigos. Cada proyecto es diferente y todos los suelo recordar con cariño.Me gustaría destacar los últimos que me parecen curiosos como por ejemplo la participación en el Fate Festival en San Potito Sannitico (Nápoles), donde pinté un tejado transitable de 700 metros cuadrados para ser visto desde el aire.

También me ha gustado el mural que he hecho junto con los talleres participativos en el patio de psiquiatría del hospital Can Misses (Ibiza), y otro muy divertido que es una colaboración con We Love Ibiza Art-Car.  Desde el primer momento me entendí muy bien con Christian y me ofreció pintar uno de sus coches. Me explicó su proyecto y cuando tuvimos oportunidad nos pusimos “manos a la obra” “codo a codo”. El resultado ha sido un divertido coche que circula por la Isla de Ibiza al que le hemos llamado Alegría.

No sé, hay muchas pero las situaciones más intensas que recuerdo son las que he tenido pintando graffiti y en especial con los trenes. Algunas fugas a través del campo que se hacían interminables y mucha adrenalina. El frío que se pasa esperando en las cocheras, los botes congelados, esperar la foto por la mañana sin haber dormido, etc.

¿Qué consejos darias a aquellas personas que quieren empezar en el arte del graffiti?

Les diría que lo intenten disfrutar sobre todo. Que viajen y conozcan gente que comparte esa pasión y puedan trasmitirle conocimientos. Que con el tiempo no sean presas del ego (risas) y que no les importe más colgar la pieza en Instagram que pintar.

Leave a Reply

X